Cortejo Procesional

Actualmente, el cortejo se compone de tres tramos de nazarenos con cirios y uno de penitentes ataviados con túnica de ruan negro, terminada en una cola recogida en un cinturón de esparto, y con sandalia y calcetín negro.

El Cortejo Procesional se inicia con la figura del muñidor, persona encargada de convocar a la gente a los actos y entierros que se celebraban en ciertas hermandades, convocando en este caso a todo el mundo a la muerte de Nuestro Señor Jesucristo. Junto a él, aparecen dos servidores acompañándole.

Tras el muñidor, aparece abriendo el cortejo de nazarenos una Cruz de manguilla, en caoba con apliques de plata, acompañada por dos faroles también de plata que escoltan al primero de nuestros cuatro titulares que salen a la calle el Viernes Santo.

El segundo tramo de nazarenos lo abre la Bandera de la Santa Cruz y tras ella, aparece abriendo el tercer tramo de nazarenos el Simpecado de la Inmaculada Concepción de María, escoltado por la espada y el cirio, símbolos de la defensa del voto concepcionista, al ser la Inmaculada Concepción de María la segunda titular de nuestra hermandad que aparece en el cortejo.

El cuarto tramo es abierto por el libro de reglas de nuestra hermandad, y finaliza el Cortejo Procesional con la presidencia de la hermandad, acompañada de la Bandera corporativa, y tras ello, el cuerpo de acólitos precediendo el paso de nuestros Sagrados Titulares, Nuestra Señora de la Piedad y el Santísimo Cristo de la Buena Muerte.

El paso es acompañado por música de capilla y/o coro de voces.